UncategorizedNota Explicativa #4 Al Reglamento de Intermediación y Actividades Complementarias de Costa Rica

Nota Explicativa #4 Al Reglamento de Intermediación y Actividades Complementarias de Costa Rica

Nota Explicativa N°4 al Reglamento de Intermediación y Actividades Complementarias, from Lic. William Chinchilla Sánchez on Vimeo.

Continuamos con esta Serie de Notas Explicativas sobre el Reglamento de Intermediación y Actividades Complementarias, aprobado por el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero en el artículo 11 del acta de la sesión 1259-2016. Publicado en el Alcance Digital N° 100 del 17 de junio del 2016, iremos poco a poco explicando algunos de sus contenidos.

Consideramos importante que para este fin, pueda ir estudiando poco a poco dicho Reglamento. Hoy nos referiremos al artículo 4.

Artículo 4. Subcontratación de terceros

Se entiende por subcontratación cualquier tipo de acuerdo entre el intermediario y un prestador de servicios en virtud del cual este realice un proceso, un servicio o una actividad que en otras circunstancias llevaría a cabo el propio intermediario.

La subcontratación de terceros no da lugar a la delegación de responsabilidad; no debe alterar las relaciones o las obligaciones del intermediario con respecto a sus clientes de conformidad con lo dispuesto en esta norma y no debe dar lugar a la supresión, modificación o deterioro de ninguno de los requisitos para prestar los servicios.

El intermediario debe actuar con la debida atención y diligencia al celebrar, gestionar o finalizar los acuerdos de subcontratación con un prestador de servicios, para lo que se debe garantizar que:

a) El prestador de servicios disponga de la competencia y capacidad para realizar las funciones, servicios o actividades subcontratados de forma fiable y profesional.

b) El prestador de servicios esté autorizado o registrado en su país de origen para la prestación de ese servicio, cuando aplique.

c) El prestador de servicios supervise correctamente la realización de las funciones subcontratadas y gestione adecuadamente los riesgos asociados con la subcontratación.

d) El intermediario esté en capacidad de adoptar las medidas apropiadas cuando se detecte que el prestador de servicios no puede realizar las funciones de acuerdo con las disposiciones legales y reglamentarias aplicables.

e) El prestador de servicios tenga el deber de comunicar al intermediario cualquier evento que pueda afectar de manera significativa el desempeño de las funciones subcontratadas conforme a las disposiciones legales y reglamentarias aplicables.

f)  El intermediario pueda rescindir el acuerdo de subcontratación de servicios en caso necesario sin detrimento de la continuidad y calidad de su prestación de servicios a los clientes.

g) El intermediario, sus auditores, la Superintendencia General de Valores y demás autoridades competentes tengan acceso efectivo a los datos referidos a las actividades subcontratadas.

h) El prestador de servicios proteja toda información confidencial referida al intermediario y sus clientes.

i)  El intermediario y el prestador de servicios desarrollen, apliquen y mantengan un plan de continuidad de negocio para la recuperación de datos en caso de alguna contingencia y la comprobación periódica de los mecanismos de seguridad informática, cuando ello sea necesario en consideración de la función, el servicio o la actividad subcontratada.

Todos los derechos y obligaciones respectivos de los intermediarios y del prestador de servicios deben estar plasmados en un contrato de servicios.

Explicación:

Una oportunidad muy interesante representa esa nueva disposición. Me refiero a que la norma autoriza expresamente a que el Intermediario contrate con terceros todo “un proceso, un servicio o una actividad que en otras circunstancias llevaría a cabo el propio intermediario.” Sin ser exhaustivos, puede pensarse en la subcontratación de toda la parte tecnológica, la labor de tesorería, de banca de inversión, de mercadeo, de riesgo, etc. Podría llegar un Puesto de Bolsa, por ejemplo, a tener una planilla sumamente comprimida -generándole un gran beneficio financiero- al poder “subcontratar” labores como las que he mencionado y otras más. Igualmente, podrían surgir empresas que brinden esos servicios de tercerización.

No obstante, debe quedar claro que la disposición envía un mensaje de responsabilidad al ejercer esta prerrogativa. Cito las siguientes:

·        La responsabilidad legal es indelegable, de manera que el hecho de tercerizar ciertos procesos, NO implica que el intermediario deja de ser responsable de las consecuencias de una mala ejecución en perjuicio de los clientes o terceros.

·        La tercerización NO puede convertirse en una forma de «evadir requisitos necesarios de funcionamiento».

·        El Intermediario tiene la responsabilidad de hacer una labor diligente para la escogencia de quien le vaya a tercerizar, así como para posibles contingencias que surjan de esa relación (ver literales de la “a” al “i” del numeral 3 de este artículo).

·        La posible rescisión de una contratación de terceros, no debe ir en “detrimento de la continuidad y calidad de su prestación de servicios a los clientes”.

·        Deberá velarse porque el contrato a suscribirse, sea muy detallado en los derechos y obligaciones de cada una de las partes.

Final

Hasta aquí esta cuarta entrega.

Cualquier duda no deje de enviárnosla a williamchinchillasanchez@gmail.com o a williamch@wchyasociados.com

Categories: Uncategorized

Comments

No Comments Yet. Be the first?

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *